Hace 30 años el tiempo que se tenía para abandonar una vivienda incendiada era de 17 minutos. Hoy en día, esta cifra ha bajado hasta 3 o 4 minutos. Esto es debido principalmente a los materiales con los que se fabrican los muebles.

Antes los muebles estaban hechos de materiales de procedencia natural; los armarios eran de madera (de verdad), los sofás de algodón y lana, etc. Sin embargo, en la actualidad muchos de los materiales utilizados en la decoración son materiales sintéticos y no ignífugos.

Para demostrarlo, se hizo un experimento en los laboratorios Underwriters de Chicago. Se prepararon dos habitaciones construidas una al lado de la otra. La habitación de la derecha, la primera a la que se prende fuego, está decorada con muebles modernos. La de la izquierda con muebles de los años 70 y 80.

A continuación se prende fuego a un cojín del sofá de la habitación moderna. Rápidamente el fuego se extiende por el sofá y va prendiendo otros muebles, como la lampara, la mesa, la silla…En 3 minutos las llamas salen por el techo.

El mismo experimento se hace con la habitación decorada con muebles de hace 40 años. El fuego tarda mucho más en extenderse, es mucho menos vigoroso y rápido. Tarda 30 minutos en alcanzar el mismo estado que en la habitación moderna alcanzó en 3 minutos.

Como hemos dicho, los materiales sintéticos que se usan en los muebles modernos arden mucho más rápido que los materiales que se usaban hace cuatro décadas. La verdad es que es algo preocupante y es un punto (los materiales que metemos en casa) al que quizás deberíamos prestarle más atención.

A continuación os dejamos el vídeo, podéis saltar hasta el minuto 1 y 36 segundos, donde muestran las habitaciones e inician los fuegos.

 

Fuente: TODAY

Publicidad

Artículos Relacionados