A veces, saber que NO hacer es lo más importante si quieres encajar o al menos crear una buena impresión. Sigue leyendo para descubrir diez tabúes sociales Rusos.

No ir de visita con las manos vacías

Si te han invitado a cenar, o simplemente de visita, nunca vayas a un hogar ruso sin ningun detalle. Lo que lleves no es importante, unos bombones, flores o un juguete para el peque de la casa. Nuestros anfitriones rusos se preparan para recibir compañía cocinando sus mejores platos y comprando delicatessen que normalmente no comprarían. Si después de todo este esfuerzo, los invitados se presentan con las manos vacías, los Rusos pensarán que realmente no están interesados en su compañía.

No te dejes puestos los zapatos en una casa Rusa

Los apartamentos Rusos están cubiertos de alfombras. A menudo, son alfombras persas de gran valor, con intrincados diseños, que no se limpian tan fácil como una alfombra lisa barata. Rusia no tiene las calles tan limpias como muchas ciudades Europeas occidentales y Americanas, debido a esto desde hace cientos de años han mantenido la tradición de nunca entrar en una casa sin quitarse antes el calzado de calle. Nuestros anfitriones Rusos normalmente ofrecerán un par de “tápočki” (zapatillas de estar por casa); si vas a una fiesta, las mujeres traerán sus propios zapatos elegantes para llevar dentro. Si no te quitas los zapatos seguramente no te dirán nada pero no será muy natural ser el único con botas de nieve mientras cenais.

No pagues solo tu cuenta

Este es un punto donde los Rusos son totalmente diferentes a los Europeos occidentales. Nunca pagan por separado las cuentas. Así que, si tienes una cita con una chica, no esperes que vaya a pagar su cuenta, ni en un restaurante ni en ningún otro sitio. Por supuesto que puedes sugerirle que pague ella, pero normalmente el protocolo hará que tus posibilidades de verla de nuevo se reduzcan drásticamente.

diez cosas que no hacer ni decir en rusia chicas

A no ser que esperen que te vuelvas locos y huyas por la puerta de atrás, las mujeres Rusas nunca pensarán siquiera en llevar dinero en una cita.

No permitas que una mujer Rusa cargue con grandes pesos

Esta regla del protocolo Ruso puede dar dolores de espalda a la gente políticamente correcta, pero los Rusos creen firmemente en la superioridad física del hombre frente a la mujer. Además creen firmemente que es una falta de educación que un hombre que ve a una mujer cargar con peso sin ayudarla es un maleducado.

No hagas bromas sobre los padres

Los Rusos no son precisamente un ejemplo de lo políticamente correcto. No pasa nada si cuentas alguna anécdota o broma relacionada con el género, etnia o estereotipos; pero que te quede claro, nada de bromas sobre la madre o padre de alguien. Simplemente no lo entenderán ya que este tipo de bromas no entra dentro de sus cánones de humor.

No brindes con un “¡Na Zdorov’ye!”

La gente que no habla Ruso suele pensar que saben al menos una frase: un brindis, ¡Na Zdorov’ye! En realidad no saben que Na Zdorov’ye (a tu salud) es lo que dicen los Rusos cuando alguien le agradece a otro una comida. En Polaco, en efecto, ¡Na Zdorov’ye! o algo parecido, sí que es un brindis tradicional.

diez cosas que no hacer ni decir en rusia brindis

A los Rusos, por otro lado, les gustan exresiones más largas y complejas, por ejemplo: ¡Za druzhbu myezhdu narodami! (por la amistad entre naciones). Si quieres un brindis más genérico y sencillo, con utilizar un ¡Za Vas! (algo así como ¡por ti!) será suficiente.

No aceptes regalos a la primera

Un Ruso diciendo otdat’ poslyednyuyu rubashku (algo así como darte la última camisa) crea una situación en la que te ofrecerán cualquier cosa que desees. En Rusia, ofrecer a los invitados cualquier cosa que quieran está dentro de lo que entienden por educación. Este “lo que quieras” no solo incluye comida y alojamiento; los Rusos de la vieja escuela te ofrecerán cualquier cosa que hayas comentado que te gusta: un cuadro, un jarrón, o una prenda de vestir.

Ahora bien, que te ofrezcan algo, no quiere decir que tengas que aceptarlo necesariamente. Los Rusos no te ofrecen las cosas porque quieran deshacerse de ellas; lo hacen porque quieren tener un detalle contigo. Así que, a no ser que creas que saquear su casa es una buena idea, no aceptes todas las cosas que te ofrezcan y te vayas. Lo mejor es que de primeras te niegues varias veces, porque ellos insistirán. Solo acepta los regalos que realmente creas que son algo especial, y a cambio devuelveles el favor tendiendo tu también algún detalle con ellos.

No dejes a una persona mayor sin un asiento en el transporte público

Cuando un Ruso viaja a otro país de Europa occidental o a América y coje el transporte público, les confunde mucho ver a gente joven sentada mientras que una persona mayor está de pie cerca de ellos. No entienden que en otros países muchos ancianos pueden sentirse ofendidos si les ofreces el asiento, cuestionando así su capacidad física. En Rusia, si no ofreces tu asiento a personas mayores o a mujeres embarazadas el autobús entero te mirará como un criminal. Las mujeres, en especial las más jóvenes, también ofrecen su asiento a estos colectivos. Pero esto es opcional. Si eres joven y no quieres tener problemas mejor que respetes esta norma.

No vistas demasiado de “sport”

Los Rusos se visten de forma elegante en muchas más ocasiones que los Europeos occidentales o los Americanos. Incluso para dar un paseo, a las mujeres rusas les gusta salir con unos tacones altos y un bonito vestido. Las feministas seguramente dirán que lo hacen porque son victimas oprimidas, pero las mujeres Rusas lo explican de esta manera: “Solo se vive una vez; y quiero tener el mejor look posible siempre que pueda.”

diez cosas que no hacer ni decir en rusia chandal

A menudo los extranjeros, sin importar el género, corren el riesgo de ser los peores vestidos del grupo. En estas ocasiones se incluyen cenas, viajes, salidas al teatro… Incluso ir a cenar a un restaurante es considerado un evento especial, y no querrás aparecer con tus vaqueros y una camiseta. No importa lo informal que creas que es el evento al que vayas a asistir, en cualquier caso comprobar el protocolo de vestimenta antes de asistir es una buena idea.

No eructes en público

Todo tipo de expresión de tus funciones corporales en público está considerado como algo de muy mala educación, incluso si el sonido es especialmente largo y expresivo, y su autor está totalmente orgulloso de él.

Por otro lado, si ocurre el “incidente” (al fin y al cabo todos somos humanos), no te disculpes. Disculpándote, reconocerás ser el autor y atraerás más la atención. Mientras tanto, los Rusos, se harán los locos y actuarán como si nada hubiese pasado, o culparan silenciosamente al perro. Es obvio que entrarán en un estado de negación. Si no quieres ser recordado sobre todo por este tipo de incidentes, simplemente no dejes que ocurran.

Publicidad